dijous, 16 d’octubre de 2014

Social Couture

Sin proponerlo las clases de costura se convierten en momentos de calma. Siempre hay buen rollo (...bueno, os contaré otro día un par de anécdotas). Siempre es un tiempo demasiado corto. Hoy, en el pequeño espacio del taller cabían de sobras repartidas por la mesa pero ahí las teneis juntitas explicándose sus cosas, compartiendo, riendo y pasando unos momentos agradables. Conseguimos piezas de ropa interesantes y personales pero también mucho más.
Gracias a todas y todos.
R.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada